RUTA POR EL ALTIPLANO DE GRANADA: CASTRIL, LA PASARELA COLGANTE Y LA PEÑA QUESADA

Recorrido: CASTRIL, LA PASARELA COLGANTE Y LA PEÑA QUESADA

LongitudDuraciónDesnivelTipoDificultadA pieEn biciEn coche
longitudduraciondesniveltipo linealdificultad bajaruta a pie no posibleruta en bici no posibleruta en coche posible
LinealBajaNoNoSi
El pueblo de Castril, es un municipio de la provincia de Granada, que se encuentra en la falda de una escarpada peña, que colinda con la Sierra de Cazorla, perteneciente a la comarca de Huéscar. Un pueblo precioso, y del que muchos que visitan, aprovechando su estancia en la provincia, gracias a servicios como el que ofrece buscar un hotel en Granada con Expedia, quedan prendados por sus vistas, sus tradiciones, y la hospitalidad de la gente dete pueblo con encanto.

 LA PASARELA COLGANTE

Para empezar esta visita, es recomendable dirigirse hacia la parte baja del pueblo, buscando el cauce del río Castril hasta encontrar el Parque de la Arboleda Perdida.

En ese punto comienza un relajante paseo entre la vegetación, que seguidamente enlaza con el sendero de la Pasarela Colgante.

Nada más empezar a caminar por la pasarela, lugar pintoresco donde los haya, te encuentras con la Fábrica de la Luz, una central hidroeléctrica antigua, que actualmente se usa como salón de actos para conciertos, conferencias, talleres o exposiciones.

La pasarela está sujeta a las paredes de roca escarpada, que la erosión del agua ha ido formando con el paso de los años.

onforme vas avanzando por ella, encuentras diferentes desniveles que se alternan con caminos de tierra que rodean el río.

Muchos senderistas acaban el paseo al cruzar el túnel que traspasa una de las montañas, entre las que se encuentra el río. Para ello es recomendable llevar una linterna.

EL PUEBLO DE CASTRIL

Después de este paseo, lo que apetece es un aperitivo o una agradable y buena comida, para descansar y reponer fuerzas. Los platos típicos de la comarca de Huéscar son los tallarines con conejo o las migas, entre otros, acompañado de un buen vino de la zona.

Visita obligada es la del casco antiguo del pueblo, para ver sus monumentos, edificios, sus calles y descubrir sus encantos.

En Castril quedan restos de torres de la época árabe y murallas. También se conserva parte de un puente romano construido aproximadamente hace unos dos mil años.

De sus callejuelas sobresale su iglesia, con dos portadas de los siglos XVI y XVII.

Desde el mirador de El Cantón y la Peña del Sagrado Corazón, se puede divisar el maravilloso y magnífico paisaje desde lo más alto.

 

LA PEÑA QUESADA

A la vuelta, es interesante hacer un descanso en el mirador de la Peña Quesada. Desde este punto se puede contemplar parte de la Sierra de Castril y de la Sierra de Cazorla.

Ubicado en un lugar privilegiado, cerca del embalse de Bolera, donde se puede disfrutar de espectaculares atardeceres. En las noches de verano es un sitio magnífico para contemplar las estrellas.